24 feb. 2011

Revista Ñ

Por Andrés Hax ahax@clarin.com
Tras leer el contrato que viene adjunto con un Kindle, este cronista ha llegado a una obvia pero desconsoladora conclusión. Los libros electrónicos sustraen del Libro lo que debería ser su condición básica y más excelente: la soledad, la privacidad y la libertad de pensar y actuar sobre un texto.
Fuente: Revista Ñ, Clarín 

No hay comentarios: